Testimonio de Amparo Caballero

En el abril del año 2006, me extirparon un quiste que tenía pegado en un ovario por laparoscopia. Al examinarlo me dijeron que era (bordeinline o sea ni benigno ni maligno). El mes de Octubre me tocaba revisión ginecológica y cuando acudí, señalé que había un bultito en la cicatriz de la laparoscopia. La ginecóloga me extrajo el bultito y después de analizarlo me informó alarmada que era metástasis y que urgentemente había de operarme debido a que tenía cáncer.

Quise saber más opiniones y me fui al Hospital Clínico de Barcelona. Allí me analizaron de nuevo los dos quistes y me informaron que el quiste de ovario extraído 6 meses antes era el tumor principal (o sea maligno, por lo tanto hubo un error de diagnóstico) y el bultito que había en la cicatriz era metástasis por lo tanto se estaba extendiendo. Me dijeron que en caso de no operarme la probabilidad de vida que tenía era entre 8 meses a 1año.

Una de las reacciones que solemos tener ante circunstancias que no comprendemos es la incredulidad. Yo me sentía muy bien, no tenia ningún dolor, me encontraba llena de energía, pero me resultaba anecdótico, que un especialista de la Seguridad Social, me llamará a casa varias veces insistiendo en que la única vía de salvación para mí era la operación. (Ningún médico especialista me había llamado por teléfono a mi casa antes)

Había vivido ya un proceso de cáncer con mi madre que había muerto de una metástasis de colon y conozco muy bien los síntomas. Por lo tanto me costaba aceptar lo que argumentaban los médicos, ya que yo me encontraba bien. Pero al final, debido a los antecedentes familiares, decidí que valía más prevenir y hablando con mi marido me incliné por la operación.

Fui tranquila, me operaron y no había absolutamente nada. El médico me dijo que tuve suerte, y yo pensé que el cuerpo me estaba dando una advertencia de algo que no funcionaba bien y lo escuche.

Aquí empecé mi cambio de actitud participando concienzudamente en el proceso de mi curación. Me asocié a CANVI porque quería estar al lado de personas que estaban pasando por mi mismo proceso o ya habían pasado por él y podían darme el soporte que necesitaba.

Con ellos compartí como me sentía, y que estaban haciendo ellos para mejorarse ya que ellos me comprendían y comprendían mis síntomas, preocupaciones. Me sentí muy apoyada y sobre todo escuchada porque en estas circunstancias necesitas hablar con gente que estén o hayan pasado lo mismo.

Es muy importante que la familia sepa como tratar a estos enfermos y dejen de tratarlos con miedo, o no sepan que decirles, o les traten con lástima ya que esto no ayuda absolutamente nada durante todo el proceso.

En CANVI también asesoran a familiares para que sepan como tratar a estos enfermos, cualquiera que sean las circunstancias, por lo que recomiendo que muchos familiares pasen por aquí y se dejen aconsejar en estos momentos difíciles.

Pasé a llevar una alimentación muy equilibrada, pues tenemos alimentos que favorecen el cáncer y otros lo neutralizan. Por eso visité a un médico de medicina ortomolecular que me ayudó con mi alimentación, para que fuera menos ácida y más alcalina. Además me recomendó todos los días vitamina C, Selenio, ozonoterapia, con Indiva.

Me hice 5 sesiones de quimio preventivas, las cuales, potenciaba con ozono inyectado en sangre, el cual me ayudaba a limpiar mis células y evitar los efectos secundarios de la quimioterapia, ejerciendo también un efecto reparador antienvejecimiento notable.

Ahora en mi alimentación diaria no faltan verduras, frutas, legumbres, pescados, sin descuidar el beber mucha agua al día entre 1 litro ½ a 2 litros de agua diarios. Un cuerpo deshidratado es un cuerpo proclive a enfermar. Si las células no se limpian, están llenas de toxinas, y si hay toxicidad hay más facilidad de enfermar. Somos agua y el agua es vida.

Tome las riendas de mi vida y participe en el proceso de mi curación haciendo las siguientes cosas:

–          Cambio de alimentación (más alcalina)

–          Nada de estrés, ni estar al lado de personas estresadas

–          Rodearme de ambientes y personas positivas

–          Lecturas de revistas, publicaciones y libros de oncólogos, sus opiniones, lo que pensaban ellos de la enfermedad. Leí autores como el Dr. Bernie S. Siegel o el Dr. Hamer.

–          Cambiar mis emociones, dejar la negatividad, la cólera, rabia, el enojo y expresar, soltar ese malestar, no interiorizarlo o guardarlo para mí, pues lo que no sale fuera crece por dentro.

–          Perdonar y perdonarme.

Por lo tanto ahora es mi prioridad:

  1. No contener mi agresividad, si un día estoy enfadada por algo lo manifiesto.
  2. El estrés debilita el sistema inmunitario por lo tanto lo evito a toda costa.
  3. Según el Dr. Bernie S. Siegel hay personalidades proclives a enfermar de cáncer como las personas dóciles, conformistas, sacrificadas de sí mismas, con negación de la hostilidad o el enojo, falta de expresión de la negación. Todo esto procuro tenerlo alejado de mí.
  4. Lo que si procuro es: tener carácter de superviviente, con significado y propósito en mi vida, responsabilidad personal de mi propia salud, amplio mi capacidad de expresar mis propias necesidades, emociones y procuro tener un mayor sentido del humor.
  5. Tengo siempre en cuenta que sin amor por uno mismo es difícil luchar por la propia vida.
  6. El único fracaso en esta vida es no vivir plenamente.
  7. Procuro no olvidar nunca estas palabras del Dr. Siegel: Cuando negamos nuestras necesidades y actuamos como si todo marchara sobre ruedas no aceptando la ayuda, la represión emocional que manifestamos impide que el sistema de recuperación del cuerpo responda a las amenazas del medio interno y externo, por lo tanto es fácil enfermar.

Ya han pasado 5 años y sigo bien. El mensaje que doy con este testimonio es de total apoyo a las personas que han pasado por mi misma experiencia.

Para mí el diagnóstico de cáncer a significado: CAMBIO = OPORTUNIDAD = CRECIMIENTO = EVOLUCIÓN.

 

Hay un después en mí y es EVOLUCIÓN y doy las gracias a mi cuerpo por las importantes lecciones que me hace aprender.

La enfermedad nos hace tomar conciencia de aquello que necesitamos cambiar para ser mejores. El diagnóstico de cáncer no siempre significa muerte, lo que siempre significa es una oportunidad de CAMBIO Y  EVOLUCIÓN.

Doy GRACIAS a CANVI y a todos los que la componen, tanto los que están como los que no están, porque me han apoyado en esos difíciles momentos y han sido unos compañeros especiales en las circunstancias que he vivido y por el cariño que me han aportado y me siguen aportando hoy en día. Por lo tanto la recomiendo a todos.

Acabo concluyendo que este testimonio está escrito desde el corazón, con el único deseo de ayudar a otras personas que están pasando por lo mismo que yo pasé hace 5 años para que confíen en si mismas, tomen las riendas de su vida y cambien para ser y estar mejor.

“Esta es TU vida, VIVELA, no dejes que los demás la vivan por ti”.

Amparo Caballero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s